Nacidos de una misma pasión

Esta es la peculiar historia del Xerez Deportivo F.C., un club fundado el verano pasado a raíz de la dramática situación que el Xerez C.D. atraviesa desde hace cinco años. Hace poco viajé a Jerez de la Frontera para conocer in situ esta pequeña utopía futbolística.

La afición xerecista celebra la victoria de su equipo en Chiclana | Foto: Xerez Deportivo F.C.

La afición xerecista celebra la victoria de su equipo en Chiclana | Foto: Xerez Deportivo F.C.

La crisis económica mundial que empezó en 2008 sigue afectando, desgraciadamente, a la sociedad española. El desempleo está por las nubes, miles de familias no llegan a fin de mes… Pero como siempre, políticos, banqueros y demás elementos del sistema mantienen sus privilegios mientras ven cómo sus fortunas siguen creciendo. No les importan las personas, tan solo ellos mismos. Existen fuertes paralelismos entre esta situación y la que atraviesa el fútbol español, que ve sufrir a sus aficionados, jugadores y clubs más modestos.

En la última década, más o menos, los dos “grandes” han monopolizado la Liga y la Copa del Rey. F.C. Barcelona y Real Madrid son también el centro de atención de la información deportiva en los medios de comunicación de nuestro país. Messi y Cristiano Ronaldo parecen destinados a luchar entre sí por ser el mejor futbolista de la historia hasta el fin de los tiempos, mientras los demás equipos luchan día a día por pagar sus deudas (como debe ser, por supuesto), sufriendo las consecuencias de no ser uno de esos dos equipos.

Muchos clubs se han visto inmersos en un proceso concursal debido a una mala gestión. Gente que no sabe nada de fútbol, o que solo pretendía hacerse un poco más rica, llevaron a entidades históricas como el Deportivo de La Coruña, el Real Zaragoza, el Rayo Vallecano o el Racing de Santander a la bancarrota. Muchos otros, que llevaban años alejados de la élite de nuestro fútbol, han desaparecido recientemente. Algunos han vuelto a la vida de la mano de sus fieles seguidores, inocentes de la caída en desgracia de sus equipos del alma.

UN NUEVO COMIENZO

Esta historia comienza cuando el Xerez C.D. descendió a Segunda en 2010, después de disputar su primera y única temporada en Primera División desde que fuese fundado en 1947. Meses después, en noviembre, la entidad entró en concurso de acreedores debido a sus problemas financieros. Dos años después, la deuda alcanzó la friolera de 29 millones de euros, una cantidad inasumible para un equipo como el Xerez. Sin embargo, y aunque en verano de 2012 el proceso parecía llegar a su fin, en febrero de 2013 se descubre que el club mantiene una deuda de dos millones de euros con Hacienda y que tanto jugadores como empleados llevan dos meses sin cobrar.

La cosa se puso aún más fea con el descenso a Segunda ‘B’, que puso fin a doce años consecutivos en el fútbol profesional. La LFP, dadas las circunstancias, pidió la disolución del Xerez C.D. La afición azulina, cansada de esta situación, decidió tomar cartas en el asunto y bajo el lema “Salvemos al Xerez”, las plataformas y peñas de aficionados convocaron una reunión en la que se decidiría qué hacer una vez el equipo desapareciese. Algo que todos asumían pero que, casi un año después, aún no ha llegado a suceder.

El 70% de los asistentes decidió que el nuevo club, el Xerez Deportivo F.C., fundado el 28 de junio de 2013, comenzase a competir inmediatamente. Como todos esperaban que el viejo Xerez desapareciese pronto, empezaron a trabajar cuanto antes para construir un equipo que pudiera reemplazarlo. Pero en el último minuto, el máximo accionista del histórico club, Joaquín Morales, vendió el Xerez C.D. a Ricardo García, un empresario relacionado con una empresa llamada Energy. Debido a las deudas que aún mantenía con sus empleados, el equipo azulino sufrió un descenso administrativo a Tercera División.

La caótica situación provocó la dimisión de David Vidal, que ocupó el lugar de Carlos Ríos como entrenador del Xerez C.D., tan solo veinte días después de firmar el contrato. Paco Peña siguió sus pasos y abandonó el equipo diez días después de ocupar su puesto. Fue entonces cuando Antonio Racero ‘Puma’, ex de Coria y Betis ‘B’, tomó las riendas de la plantilla durante varios meses. Tanto él como sus jugadores estuvieron sometidos a muchísima presión, lo que provocó la salida del coriano y la llegada de ‘Paquete’ Higuera, cuarto técnico de la temporada, que lucha en estos momentos por evitar el descenso (otro más) a Primera Andaluza.

Por otra parte, el nuevo equipo de la ciudad gaditana vive un sueño. Casi una utopía. El Xerez Deportivo comenzó esta temporada, la primera de su historia, en la división más baja del fútbol español: la Segunda Provincial. Esto no supuso ningún problema para el xerecismo, que aceptó encantado el reto de apoyar a los suyos desde las catacumbas de este deporte. Pese a comenzar la pretemporada con algo de retraso, hoy podemos decir que el nuevo Xerez es ya equipo de Primera Provincial desde hace algunas semanas con veintiséis victorias, dos empates y una sola derrota.

La creación del equipo no fue fácil, pero apoyo no le ha faltado. Un gran grupo de xerecistas invirtió su propio dinero en él, consiguiendo un presupuesto de 200.000 € para afrontar su primer año de existencia. Buena parte de este dinero procede de las cerca de 5.900 personas que se abonaron desde el pasado verano, lo que ha permitido al club aparecer en el Libro Guinness de los Records como el equipo de menor división con mayor número de socios del mundo.

PLANTILLA Y CUERPO TÉCNICO

A pesar de poseer el presupuesto más alto de la categoría y recibir numerosos ofrecimientos por parte de futbolistas veteranos, el Xerez Deportivo F.C. decidió fichar jóvenes nacidos en Jerez de la Frontera y algunos jugadores experimentados que pudieran ejercer como mentores de éstos. En julio del año pasado se convocó un casting al que acudieron cientos de jugadores interesados, aunque solo unos pocos consiguieron formar parte de la primera plantilla de la historia de este equipo.

El entrenador, Carlos Orúe, quiso contar con jugadores icónicos del Xerez C.D. que pudiesen aportar un plus de calidad y experiencia. Es el caso de Edu Villegas, Romerito, Carlitos, Bajic y Dani Pendín. Estos últimos son, además, primer y segundo entrenador del equipo juvenil, cuya temporada está siendo magnífica también.

En España, los futbolistas de esta categoría no suelen recibir ningún tipo de contribución económica, y los del Xerez Deportivo no son una excepción. Entonces, ¿cuál es su secreto? ¿Qué les motiva o les lleva a ser mejores que sus rivales? Además de su arraigado xerecismo, los chicos de Orúe entrenan cinco días a la semana y cuentan con la ayuda de un extenso cuerpo técnico formado por Carlos Orúe, dos preparadores físicos, un entrenador de porteros, dos utilleros y un experto en scouting. Todos ellos, por cierto, nacidos en Jerez.

CARLOS ORÚE

Carlos Orœe

Su fichaje fue una sorpresa para todos. Periodistas y aficionados creyeron que había aceptado la oferta solo porque, en teoría, el Xerez Deportivo jugaría en Tercera División sustituyendo al Xerez C.D. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en Segunda y Segunda ‘B’, por lo que tomar las riendas de un equipo de Segunda Provincial (octava división, para orientarnos) parecía ser un enorme paso atrás para un técnico con tanta experiencia. Pero se equivocaban.

En mi primera visita a Jerez, Carlos Orúe no tuvo problema en atenderme para hablar de su nuevo proyecto mientras observábamos a sus pupilos entrenando en la Pradera Hípica, una zona de uso público en la que el equipo suele entrenar. “Soñamos con tener nuestra propia Ciudad Deportiva”, dijo. “Entrenamos en un sitio diferente cada día, es muy confuso. No sabes a dónde dirigirte cuando te levantas cada mañana”. Debido al alto precio, el club solo puede permitirse jugar en Chapín, pero no ejercitarse diariamente, por lo que el lugar de entrenamiento cambia de forma casi diaria.

La carrera del técnico jerezano comenzó en las categorías inferiores del Xerez C.D. En 1996 dirigió al primer equipo por primera vez, consiguiendo además el ascenso a Segunda División. Dos años después, su aventura en el banquillo azulino terminó y empezó una larga travesía a lo largo y ancho de nuestra geografía. A partir de entonces, nunca pasaría más de una temporada completa en el mismo equipo. Desde 1998 hasta 2012, Orúe ha entrenado a equipos como Cádiz, Cacereño, Coria, Ceuta (en tres ocasiones), Ciudad de Murcia, Rayo Vallecano, Racing Portuense y Leganés.

“Iba a retirarme”, confiesa cuando le pregunto por qué aceptó la oferta del nuevo equipo de su ciudad. “Acepté porque es un proyecto precioso que nos da la oportunidad de hacer las cosas bien desde el principio, y puedo estar con mi familia. He pasado muchos años lejos de casa. No sabía si estaba haciendo lo correcto, pero con el tiempo me he dado cuenta de que sí, lo hice”, explica el técnico de 61 años.

Me aseguró que “si vamos paso a paso, podremos ver pronto al equipo en Tercera o Segunda ‘B'”, ya que trabajan “como profesionales” a pesar de empezar desde la categoría más baja. “No somos los mejores, pero trabajamos más duro que nuestros rivales. Entrenamos todos los días, preparamos mejor los partidos, así que nuestra obligación es ascender”, dijo asertivamente. “Es por eso que he estado hablando con los chicos durante una hora antes del entrenamiento; no estamos jugando bien últimamente”.

Cuando mencioné la dramática situación que atraviesa su antiguo club, tan solo dijo sentir “respeto” por todos los futbolistas y técnicos “que están sufriendo. Me duele ver lo que les está pasando”. ¿Debería desaparecer el Xerez C.D.?, pregunto. “Si tuviera un familiar enfermo por el que los doctores no pudieran hacer nada, le dejaría descansar”, contesta, metafóricamente. “El Xerez C.D. está en fase terminal. Si está vivo es porque existen unos intereses que nunca entenderé”.

DANI PENDÍN

Dani Pend’n

Jugó para los azulinos durante cuatro temporadas (2002-2006), en las que se convirtió en uno de los futbolistas más importantes de la historia del club. Los problemas con la directiva provocaron su marcha prematura del Xerez C.D. y la ciudad que le robó el corazón. Ahora ha vuelto, dispuesto a terminar lo que un día empezó.

A sus 39 años, Dani Pendín aún tiene mucho fútbol en sus botas. El mediocentro me atendió en un colegio de la ciudad en el que el Xerez Deportivo juvenil, que dirige junto a Bajic, disputa sus partidos como local. Ambos son también futbolistas de la primera plantilla. El argentino, de hecho, es el primer capitán de la historia del equipo.

“Recibí muchas ofertas de Segunda ‘B’ y Tercera, pero no me lo pensé dos veces cuando Carlos me llamó para formar parte de este proyecto”, afirmó. Dani no entrenó aquel día con sus compañeros debido a una pequeña lesión y el partido de sus chicos. Parecía feliz desempeñando su nuevo papel como entrenador, pero fue rotundo cuando le pregunté si le gustaría dirigir al primer equipo cuando Orúe se retire: “No”.

“Prefiero trabajar con niños, son más puros, inocentes. Los adultos suelen tener mucho ego, solo piensan en ellos mismos”. Curiosamente, su hijo juega en las categorías inferiores del Xerez C.D. “Estoy preocupado por él y sus amigos. Por los padres también. Nadie sabe qué es lo que va a pasar”, explica.

Le recordé su época como futbolista en el ‘viejo’ Xerez. Estableció su vida en Jerez de la Frontera, pero tuvo que marcharse en 2006 por desacuerdos con los peces gordos del club. “No sé cuánto tiempo más podré seguir jugando”, admite, “pero de lo único que estoy seguro es que tendré la oportunidad de retirarme en casa, como siempre deseé”.

DÍA DE PARTIDO

Xerez - Ca–orrera

No podía irme de Jerez sin presenciar un partido en Chapín, el estadio que solía albergar los encuentros del Xerez C.D., hoy desterrado a campos de menor tamaño y entidad. Su escudo, sin embargo, seguía presente en las instalaciones: en las puertas, los banquillos, las vallas publicitarias… Incluso algunos de los más de 5.000 espectadores portaban su camiseta, aunque a nadie parecía importarle.

“Sentimos esa camiseta y ese escudo como nuestros”, explica Pedro Ruíz, uno de los miembros de la directiva provisional y el hombre que ayudó a Carlos Orúe a confeccionar la plantilla el pasado verano. “Tenemos un nuevo escudo ahora (el de la ciudad, con un círculo azul alrededor), pero esperamos recuperar el de siempre cuando el otro equipo desaparezca”, afirma rotundamente. “Claro que si los socios deciden mantener el actual, así será. Somos muy democráticos”.

Aquel día visitaba Chapín el C.D. Cañorrera. Llegué temprano y di una vuelta por la pista de atletismo del estadio, observando el calentamiento y el paseo de Carlos Orúe y Paco Ramírez (segundo de Orúe que ha abandonado el club por temas laborales) con el entrenador del equipo rival. Hablaban y reían. Nada de rivalidad. Los equipos de la Segunda Provincial gaditana asumieron hace tiempo que poco o nada podrían hacer contra los xerecistas, que siempre han asegurado querer “hacer amigos”.

Además, el Xerez Deportivo F.C. ha salvado la temporada de muchos de los que clubes que ha visitado este curso. La venta de entradas a los cientos (a veces, miles) de aficionados azulinos que se han desplazado con el equipo en cada encuentro ha aportado suficientes ingresos a estos modestos clubes para afrontar los gastos de esta temporada y parte de la siguiente. Salvo contadas excepciones, cada encuentro es una fiesta llena de alegría y juego limpio. Al final de cada partido, los chicos de Carlos Orúe se fotografían con sus rivales, porque cada día que este club sigue dando pasos es un día que merece ser recordado.

Salvador Galván, jefe de prensa del club, me contó lo ocurrido en la visita a El Bosque, cuando el autobús no pudo seguir avanzando a través de las estrechas calles de este pequeño municipio de Cádiz. Técnicos y jugadores tuvieron que andar hasta el terreno de juego… rodeados por sus seguidores. Como curiosidad, decir que fue uno de los primeros partidos de la temporada, no había nada en juego, pero el ambiente era propio de una final. He aquí la prueba:

Volviendo al encuentro ante el Cañorrera, los jugadores recibieron una estruendosa bienvenida. Cánticos y petardos resonaban a lo largo y ancho del recinto. Era difícil creer que aquello fuese un encuentro de octava división, pues el ambiente era de Primera. Pero pronto me di cuenta de que aquello no era solo un partido de fútbol. Cuando los visitantes se adelantaron en el marcador, el ánimo de los xerecistas no decayó. Al contrario, fue in crescendo.

La segunda mitad fue del Xerez Deportivo, que logró los tres puntos gracias a dos tantos de Barba (ex del Xerez ‘B’) que dieron la vuelta al marcador. Jugadores y aficionados celebraron la victoria juntos, saltando y cantando. Los niños coreaban los nombres de sus nuevos ídolos. Unos que en vez de conducir deportivos de lujo comparten coche para ir a entrenar o, simplemente, no tienen edad suficiente para sacarse el carnet de conducir.

No fue solo un triunfo. Y es que cada vez que el Xerez Deportivo gana, el fútbol -el de siempre, el de verdad- también gana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de Carlos G. Urbano

Periodista. Redactor en Medina Media Producciones.
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Nacidos de una misma pasión

  1. Capria dijo:

    Magnífico reportaje, Carlos. Me ha encantado y me ha clarificado dudas que tenía con la situación de los equipos de Jerez.
    Sigue así !!!

  2. Pingback: Había una vez... un circo

Deja un comentario